RSS Feeds Nosotros Contáctenos

El Ayuno. Evolución, Historia y Práctica

08/08/2009 - Manuel Pizarra

El tema del Ayuno es tan antiguo como la misma historia, y probablemente antes de que éste fuera utilizado por el hombre ya en su aspecto religioso o terapéutico, lo utilizaban de una manera intuitiva los animales cuando estos estaban enfermos para curarse.

El Ayuno, inicialmente ha marchado paralelo en el desarrollo de muchas religiones. Sabemos, a través de la historia, que la abstinencia total o parcial de la alimentación, o de ciertos alimentos en épocas muy concretas, era practicado por los Persas, Caldeos, Egipcios, Griegos, Hebreos, y los primitivos cristianos. Fue por tanto, una práctica muy extendida, impuesta muchas veces a título de penitencia, castigo, o para la preparación de algún ritual religioso. Estos ayunos figuran todavía en muchas de las actuales religiones.

El Ayuno es mencionado a menudo en la Biblia. Lo practicó Moisés que ayunó más de cuarenta días en el Monte Sinaí, Elías, Jesús (que pasó cuarenta días en el desierto sin comer). Los ayunos religiosos fueron muy practicados al principio del cristianismo y durante la Edad Media. Entre los primeros cristianos el Ayuno formaba parte de los ritos de purificación del cuerpo y para la liberación del espíritu.

Entre los religiosos y ascetas que se mencionan en la literatura eclesiástica, destaca San Juan Crisóstomo como gran partidario del Ayuno. Probablemente gracias a estos ayunos repetidos, y a una sobriedad ejemplar, muchos de estos ascetas cristianos han llegado a centenarios. Lessius, nos habla de múltiples ejemplos de religiosos que viviendo tan sólo de dátiles, pan y agua han sobrepasado largamente los cien años.

El Ayuno es todavía una práctica muy extendida entre los orientales, y sobre todo entre los hindúes. De sobra conocidos son los famosos ayunos de Gandhi.

Actualmente se viene incluso utilizando el Ayuno como arma pacífica con fines políticos y así oímos hablar de huelgas de hambre. Probablemente quien más haya divulgado el Ayuno en este sentido sea Gandhi. Curiosamente tenemos en Cataluña otro personaje, Luís María Xirinachs, que con sus planteamientos no violentos se ha hecho muy popular y que en determinados momentos ha utilizado el ayuno como manifestación de protesta y reivindicación.

Situar exactamente y por orden cronológico todos los autores que han tratado el tema del Ayuno sería una tarea sumamente delicada y por otra parte para no herir susceptibilidades me limitaré a hacer referencia a los que de entre ellos han tenido un mayor contacto con el Ayuno y éste ha formado parte de sus tratamientos.

Paralelamente al desarrollo de la Medicina Natural, donde ésta culminó su Epoca de Oro en Alemania, durante el siglo pasado, el Ayuno como terapia dentro de la Medicina Natural también encontraría en Alemania sus más destacados propagadores, si bien estos también existieron en América y en el resto de Europa.

En Alemania aparecieron a fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX un florín de médicos naturistas que la mayoría de ellos emplearía con resonante éxito la terapia del ayuno para tratar a sus pacientes de las más diversas dolencias.

Ya en 1912, el filósofo y sabio Roger Bacon, se muestra partidario del Ayuno, con estas palabras: para oponerse a la degradación de los tejidos que supone el paso de los años, es imprescindible someter el organismo a un trabajo de renovación, de una manera periódica. Y la mejor manera de conseguir esta depuración orgánica, con renovación de los tejidos, es mediante un Ayuno.

En su tratado de Medicina Naturista, el Dr. Paul Cartón nos cita las prácticas del padre Bernardo de Malta, el cual ya a principios del siglo XVIII obtenía notables resultados, combinando el Ayuno con otros sistemas higiénicos naturistas. Incluso individualizaba los tratamientos prescribiendo enemas y la ingestión de abundante agua. Hacía dormir con la ventana abierta y cuidaba que la alimentación fuera eminentemente a base de vegetales, huevos y frutas.

Siegfried Möller, nos cuenta de un famoso pintor renancentista, Alejandro Bonvicino que antes de empezar una tela, se dedicaba unos días antes a iniciar un Ayuno.

El Dr. Bertholer, hace referencia del compositor Crétry, el cual habiendo heredado una delicada salud, atribuye su gran capacidad de trabajo y fortalecimiento de la misma a una dieta muy frugal y sus frecuentes ayunos.

En la Historia de la Medicina, son muchos los médicos que se citan como partidarios del método del Ayuno. Ya el mismo Hipócrates, había prescrito ayuno de corta duración. Otros partidarios del ayuno fueron: Heráclito de Tarento, Thesalo de Tralo, Cornelio Celso, también el conocido médico Avicenas prescribía ayunos de más de tres semanas de duración. H. Günther nos habla también de Averroes y sus curas de Ayuno, y nos cita ya en tiempos más modernos a; Tomas Sydenham (1624-1689), Boerhave (1668 - 1738), Astruc de Montpellier (1684-1766), el Profesor F. Hoffmann de Halle (1660-1742), J. Brown (1735-1788), Broussais (1772-1838), Wunderlich, el cual en 1848 escribía: "Con dieta y descanso se curan la mayoría de las enfermedades".

El gran higienista H. M. Shelton, mantiene que la primera plaza dentro de la época moderna corresponde al Dr. Jennings. Otros consideran al Dr. Dewey como el padre del ayuno, sin embargo, por otra parte, la Dra. L. B. Hazzard, discípula del Dr. Dewey, sostiene que es el Dr. Tanner el pionero del Ayuno moderno.

Lo que sí resulta cierto es que el Dr. Tanner, fue en 1880 el que hizo la primera demostración experimental de la posibilidad de permanecer largos días sin ningún tipos de alimentación. El Dr. Tanner sufría antes de someterse al Ayuno de frecuentes dolores gastrointestinales, los cuales al término del ayuno desaparecieron totalmente para no volver a presentarse más. Estas demostraciones públicas llevaron públicas llevaron consigo la aparición de numerosos exhibicionistas que hacían ayunos públicos. Probablemente, tengan estos el mérito de que el ayuno empezara a tomarse en serio dentro de la Medicina como arma terapéutica. El Dr. Tanner murió a la edad de 91 anos, después de haber proclamado que el Ayuno es la verdadera cura de rejuvenecimiento.

Para las fechas de nacimiento se  demuestra que los trabajos de Dewey y Tanner comenzaron simultáneamente. Entre tanto, el Dr. Jennings empleaba el ayuno antes del nacimiento de los dos anteriores y escribió sobre el ayuno durante la infancia de los anteriores.

Los doctores Trall, Silvestre, Gramham, Show y otros colaboradores preconizaban y empleaban el ayuno antes que los citados Dewey y Tanner, a pesar de que todos estos nombres no sean citados en la bibliografía del Ayuno. Vemos pues, que el Dr. Jennings empleaba el ayuno desde 1822 y el Dr. Graham lo preconizaba ya en 1832.

El Dr. Dewey, establecido en Meadville, Pensilvania, desde 1866 practicó la medicina durante diez años según el sistema tradicional, pero administrando un mínimo de medicación. A raíz de un acontecimiento personal cambió totalmente su línea de acción dentro de la medicina. A partir de este momento, nuestro autor suprime totalmente los medicamentos, reservando su empleo en casos muy concretos y a las urgencias médicas. Entre los partidarios de Dewey, encontramos los Doctores: Keiht, Rabagliat y Carrington que se especializaron en el tratamiento por el Ayuno con notables éxitos al igual que Dewey. Uno de los alumnos directos fue la ya citada Doctora Linda Burfield Hazzard, que continuó la labor ejercida por Dewey en América.

El Dr. Oswald, contemporáneo de Dewey, llama al Ayuno la cura de Graham. Es muy probable que los doctores Page, Oswald y Walter, precedieran a Dewey y a Tanner, en el empleo del Ayuno. El libro del Dr. Page, publicado en 1883, relata las mejorías experimentadas durante el ayuno y aconsejaba vivamente su empleo en muchos casos.

Fasting, hydropathy and Exercise del Dr. Oswald, fue publicado en 1900. Estos tres hombres conocían todos los trabajos del Dr. Jennings y fueron influenciados por él, pues lo citan constantemente.

En su libro, How Nature Cures, publicado en 1882, el Dr. Densmore, atribuye el empleo del ayuno al estudio de las obras de Trall, Nichols, Shew y otros médicos higienistas, cuarenta años antes de escribir su propio libro.

En Francia el Dr. Guelpa, publicaba en 1911: Auto-intoxication et désintoxication, que se agotó rápidamente. Su obra más importante fue sin duda alguna: "La Méthode Guelga. Desintoxication de l' organisme" . El método del ayuno se conoce en Francia actualmente como "La cura de Guelpa".

Manuel Pizarra

Art. extraído de la Revista Vida Naturista, Nº 183. Septiembre de 1984.

Notas relacionadas:

La Dieta del Ayuno

http://www.alimentacion-sana.com.ar/Portal%20nuevo/dietas/plantillas/dietas33.htm

Ayuno de fin de semana

http://www.alimentacion-sana.com.ar/informaciones/novedades/ayuno.htm

El ayuno como medicina

http://www.actosdeamor.com/ayuno.htm

Más noticias en REVISTA VIDA NATURISTA

» Humildad y Sencilléz

» Los Pilares del Proceso de Curación Naturista

» Decálogo del Naturópata

» Las 10 normas de la vida natural